Inicio > Estructuras > Fachadas cáscara (Rehabilitación)

Fachadas cáscara (Rehabilitación)

La fachada cáscara ó vaciado con derribo interior del edificio, podemos considerarlo como rehabilitación o no, ya que no es más que una obra nueva en la que se conserva la envoltura tradicional.

Este tipo de sistema es cada vez más utilizado, dado que los Ayuntamientos están obligados a conservar la estética de los cascos antiguos de sus ciudades. Obviamente este tipo de actuaciones requieren de una serie de conocimientos técnicos de los sistemas constructivos a los cuales nos vamos a referir a continuación.

Este tipo de obra suele presenta los siguientes problemas:

  1. Compatibilidad derribo-obra nueva en algunas fases de la misma.
  2. Compatibilidad estructural de la antigua fachada con la estructura interior.
  3. Arriostramiento de fachadas.

En este último punto podemos distinguir, a su vez, varios casos:

  1. Edificio exento en el que se conservan todas las fachadas.
  2. Edificio situado en cabeza de manzana urbana con tres ó mas fachadas a conservar.
  3. Edificio en esquina con dos fachadas a conservar.
  4. Edificio entre medianerías, con solo la fachada principal a conservar.

A continuación se detallan algunas de las posibles soluciones a adoptar, de menor a mayor coste, cuando la fachada a conservar está entre medianerías:

  • La unión medianería- fachada se utiliza para que, después de rigidizar esta última apoyándonos en la medianería o en el edificio colindante, se monte un arriostramiento por jabalcones en el interior hasta que hayamos anclado la nueva estructura a la fachada.
  • Otra opción sería la de utilizar un andamio tubular metálico situado en el  exterior del edificio, para así dejar el interior del edificio lo más libre posible para trabajar en la conexión con la nueva estructura.

El andamio atravesará los huecos de fachada para arriostrarlas contra desplazamientos horizontales, además de un colocar un lastrado en la acera por medio de cajones con grava o cualquier otro tipo de lastre*. Muy importante antes de colocar el lastre, comprobar bajo la acera la inexistencia de galerías, socavones, etc.., que hagan que nuestra estructura auxiliar colapse el terreno y ceda.

  •  Un último sistema sería el de arriostramiento formado con elementos verticales de vigas de celosía unidas mediante conectores. En este sistema, la fachada queda entre las vigas celosía, arriostrandose el conjunto mediante vientos.

En caso de que nos encontremos con una fachada de esquina o de coronación de manzana, el sistema utilizado es muy sencillo: arriostrar interiormente la esquina o esquinas en diferentes alturas de la fachada para así dar rigidez al conjunto, mediante arriostramiento de madera ó funicular metálico.

Por ultimo, si estamos ante un edificio exento, el sistema utilizado consiste en la colocación de una serie de anillos, formados por perfiles metálicos, alrededor de la fachada para hacer trabajar conjuntamente todo el perímetro. Este es un sistema que habitualmente lo ejecutan casas especializadas.

Después de dar todas estas soluciones, más de uno habrá caído en la cuenta de que no se ha comentado la más solución más obvia de todas (no penséis en derruir la fachada), que no es más que vaciar toda la zona central del edificio respetando la crujía adosada al muro a conservar como arriostramiento. Posteriormente montamos la nueva estructura para a continuación derribar la crujía anteriormente conservada. Este proceso recibe el nombre de ascendente-descendente.

*El cálculo del lastre (Q) es muy sencillo, de hecho no es más que un sumatorio de momentos respecto de un punto A, que suele ser el lado del lastre más próximo a la fachada. Para realizar los cálculos necesitaremos conocer aproximadamente los siguientes datos:

  1. Altura total del sistema (H).
  2. Fuerza del viento (Fv).
  3. Ancho del lastre (D).
  4. Tipos de lastre. 1)Podemos colocar dos lastres, de tal modo que dejemos una zona de paso entre los mismos para el tránsito de personas ó 2)podemos colocar un único lastre de ancho D.

Conocidos estos datos, procedemos a realizar los cálculos:

  • Momento de vuelco: Fv x H/2
  • Momento estabilizador:

– Si nos encontramos ante el tipo de lastre 1): Q  x D

– Si estamos ante el tipo de lastre 2): Q x D/2

  • Cálculo de Q (Tomaremos un coeficiente de seguridad del 50%):

– Si nos encontramos ante el tipo de lastre 1): Q = (Fv x 1,5 x H)/(2 x D)

– Si estamos ante el tipo de lastre 2): Q = (Fv x 1,5 x H)/D

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: